Santa María Magdalena (Nocedal (Ortuella))

Una ermita indiana en el corazón de la zona minera.

Cronología: s. XIX (1803)
Estilo: Neoclasicismo
Municipio: Ortuella
Barrio: Nocedal
Coordenadas: 43.318403,-3.061463

Todas las ermitas
ADVOCACIÓN

El culto a Santa María Magdalena es muy antiguo, ya que la iglesia siempre veneró de modo especial a los personajes más cercanos a Jesús. Bajo la advocación de Santa María Magdalena se confunden popularmente tres personajes que aparecen nombrados en el Evangelio: una es María, la hermana de Lázaro y Marta de Betania, a quien Jesús alabó por elegir escuchar su palabra frente a la actitud de su hermana Marta que se dedicaba a atender las labores del hogar; otra es una pecadora que lavó y enjugó con sus cabellos los pies de Jesús de Nazaret pocos días antes de su muerte; y María, oriunda de la aldea de Magdala, quien sería propiamente Santa María Magdalena, patrona de esta ermita.

María Magdalena aparece en el Evangelio como cabeza de las mujeres que acompañan a Jesús en su predicación. Dos evangelistas cuentan que Jesús había expulsado de ella siete demonios, que fueron interpretados posteriormente como pecados sexuales, dando lugar a la identificación de la Magdalena con una prostituta, idea que ha sido abandonada por la iglesia católica desde el Concilio Vaticano II. También recoge el Evangelio que la Magdalena estuvo en el monte Calvario al pie de la cruz junto a la Virgen María durante la Pasión, y que es la primera persona a la que se le apareció Jesús después de la Resurrección.

TRADICIONES Y RITOS

La fiesta de Santa María Magdalena es el 22 de julio.

EDIFICIO

La ermita está enclavada en un barrio de Ortuella, en plena zona minera. Forma conjunto con las viviendas y la antigua escuela del barrio. Aunque se cita ya desde comienzos del siglo XVII, el actual edificio es de 1803 y su construcción fue costeada por los cuatro hermanos Carreras, naturales del barrio de Nocedal, emigrantes a América del Sur. Abierta al culto en 1805, en 1810 se le añadió la espadaña.

Es un edificio de mampostería, de una sola nave y dos capillas laterales. Se cubre con bóvedas baídas en la nave y de cascarón en el ábside. En el interior destaca el coro alto de madera, situado a los pies del templo. El acceso al templo es a través de un arco de medio punto a los pies y de otro ingreso, éste adintelado, en el muro izquierdo. La ermita tiene, al exterior, un pórtico de madera, con murete de piedra, que permite a los fieles resguardarse de la lluvia. En este soportal, al lado derecho del acceso, hay una placa, obra de Otaduy, dedicada por el pueblo de Ortuella al sacerdote Víctor Gurtubay (1890-1926): “TESTIMONIO DE GRATITUD / HOMENAGE DE CARIÑO / AL SACERDOTE CELOSO / DON VICTOR GURTUBAY / QUE COMO EL BUEN PASTOR / AMANTE VERDADERO DEL PUEBLO DIÓ POR ÉL SU VIDA / EL 12 DE MARZO DE 1926”.

La ermita remata en una espadaña que se añadió en 1810.
Santa María Magdalena
La ermita remata en una espadaña que se añadió en 1810.
Planta de la ermita.
Santa María Magdalena
Planta de la ermita.
La nave se cubre con bóvedas baídas.
Santa María Magdalena
La nave se cubre con bóvedas baídas.
El ábside se cubre con bóveda de cascarón.
Santa María Magdalena
El ábside se cubre con bóveda de cascarón.
Arco de medio punto, a los pies de la ermita.
Santa María Magdalena
Arco de medio punto, a los pies de la ermita.
Un pórtico de madera permite a los fieles resguardarse de la lluvia.
Santa María Magdalena
Un pórtico de madera permite a los fieles resguardarse de la lluvia.
Una placa, obra de Otaduy, homenajea al sacerdote Víctor Gurtubay.
Santa María Magdalena
Una placa, obra de Otaduy, homenajea al sacerdote Víctor Gurtubay.
AJUAR

En el ábside y las capillas del crucero hay tres sencillos retablos neoclásicos de piedra, formados por grandes columnas con capiteles compuestos. El retablo mayor está presidido por una talla de Santa María Magdalena, con el cabello suelto, ropajes que imitan la esterilla con que se abrigó durante su período de penitencia, y llevando en su mano izquierda un crucifijo y en la derecha una calavera. Es pieza barroca de 1709 realizada por Juan Antonio del Mazo. En los retablos laterales, el San José en un lado y la Inmaculada en el otro.

Cuenta también con una pintura de la Virgen con el Niño, de comienzos del siglo XVIII, con un interesante marco rococó.

En la zona de la sacristía se conserva un aguamanil.

Retablo mayor neoclásico, presidido por una talla de Santa María Magdalena
Santa María Magdalena
Retablo mayor neoclásico, presidido por una talla de Santa María Magdalena
Talla barroca de Santa María Magdalena, titular de la ermita
Santa María Magdalena
Talla barroca de Santa María Magdalena, titular de la ermita
Retablo lateral dedicado a San José
Santa María Magdalena
Retablo lateral dedicado a San José
Retablo lateral dedicado a la Inmaculada
Santa María Magdalena
Retablo lateral dedicado a la Inmaculada
Pintura con la imagen de la Virgen con el Niño con un interesante marco rococó
Santa María Magdalena
Pintura con la imagen de la Virgen con el Niño con un interesante marco rococó
Aguamanil de piedra en la sacristía
Santa María Magdalena
Aguamanil de piedra en la sacristía