Santa Agueda (Santa Agueda (Barakaldo))

Una santa venerada por las mujeres vizcaínas nos espera en esta ermita.

Cronología: s. XVI
Estilo: Renacimiento
Municipio: Barakaldo
Barrio: Santa Agueda
Coordenadas: 43.25744,-2.980687

Todas las ermitas
ADVOCACIÓN

Agueda es una santa, virgen y mártir del siglo III, nacida en Catania (Sicilia). Según se cuenta, Agueda era una joven cristiana de gran belleza, que había rechazado los favores de Quintiniano, el procónsul de Sicilia. Despechado, y aprovechando que el cristianismo era entonces perseguido por las autoridades romanas, el procónsul castigó a la joven enviándola a un prostíbulo, donde ésta milagrosamente conservó la virginidad. Aún más enfadado, Quintiniano ordenó que la torturaran cortándole los senos, y que después fuera encerrada sin que nadie curara sus heridas, para provocarle la muerte; sin embargo, durante la noche se le apareció en la celda un anciano, que resultó ser el mismo San Pedro, quien hizo que Agueda sanara milagrosamente. Finalmente, fue arrojada y revolcada sobre carbones al rojo vivo en Catania, donde murió.

Se la considera protectora de las mujeres, que acuden a ella por problemas en los pechos, complicaciones durante la lactancia y en partos difíciles. En general, se le atribuye una faceta de sanadora.

En Euskal Herria su leyenda tiene algunas particularidades: la santa, acusada de brujería durante su proceso, actúa transformada en gata, como bruja o sorgiña, en varios mitos vascos.

Se suele representar a Santa Agueda con una bandeja que muestra sus pechos cortados, recordando su martirio. En la otra mano es habitual que lleve una palma, símbolo de la victoria, que representa el triunfo de los santos mártires sobre la muerte.

TRADICIONES Y RITOS

Se solicita la intervención de Santa Agueda para la protección de los pechos y contra los dolores de cabeza. Para ello, se ofrecen velas y dinero a la santa, aunque antaño la ofrenda era de aceite.

El 4 de febrero, víspera de la fiesta de Santa Agueda, es costumbre en muchos municipios de Bizkaia cantar a la santa al son de las makilas (bastones de madera), pidiendo su protección.

El día de Santa Agueda, 5 de febrero, se celebra en esta ermita fiesta con misa cantada y romería. Después de la misa era costumbre que las mujeres entrasen en la sacristía portando la cabeza de una imagen de la santa y diesen tres vueltas alrededor del altar de la sacristía y del de la iglesia, deteniéndose en cada uno de ellos para invocar a la santa. Esta práctica, adaptada, se realizaba también para pedir protección contra los dolores de cabeza. Antiguamente, además, la víspera repicaban las campanas desde el mediodía hasta el anochecer.

El domingo siguiente a Santa Agueda se celebra “la repetición”, con otra romería.

Santa Agueda ha sido y sigue siendo una santa muy venerada por las mujeres vascas, que a lo largo de la historia han acudido numerosas veces en peregrinación a esta ermita. Así, cuando en agosto de 1912 una terrible galerna hundió varios barcos bermeanos, las mujeres de los arrantzales (pescadores) peregrinaron hasta aquí para solicitar la protección de la santa.

Se celebran también misas el Domingo de Pascua, en Pentecostés (cincuenta días después del Domingo de Pascua) y el día de San Ignacio de Loyola, 31 de julio.

EDIFICIO

La ermita de Santa Agueda, una de las mayores de Bizkaia, se sitúa en un alto, en las estribaciones del monte Arrolatza. Conduce a ella un empinado camino que parte desde el conocido puente del Diablo, sobre el río Cadagua, y pasa cerca de los restos de una antigua calzada.

La devoción a Santa Agueda en este barrio es muy antigua. Sabemos que la actual ermita se construyó en 1584, pero ocupó el lugar de otra anterior. El templo ha sido remodelado a lo largo de los siglos, añadiéndosele en el siglo XVIII las bóvedas, la sacristía y la espadaña. En el siglo XX, además, ha sido restaurada en 1959 y en 1996.

La ermita es una construcción de mampostería, con un pórtico en madera que cobija su acceso, en arco de medio punto. Al interior se ordena en cuatro tramos más la cabecera, más estrecha. Se cubre con una bóveda de lunetos que apoyan en pilastras, salvo la zona del altar, con bóveda de crucería. Sobre el arco triunfal del presbiterio puede leerse el primer verso del himno a la santa: Aintzaldu daigun Agate Deuna, glorifiquemos a Santa Agueda.

Las ventanas de la ermita se cierran con vidrieras elaboradas por la empresa Vidrieras de Arte. Representan a Santiago Peregrino, la Virgen de Begoña y San Ignacio de Loyola. En el muro de los pies, sobre el coro contemporáneo, un mural del siglo XX recuerda a los coros de Santa Agueda.

Una empinada calzada lleva hasta la ermita de Santa Agueda.
Santa Agueda
Una empinada calzada lleva hasta la ermita de Santa Agueda.
Un pórtico de madera cobija el acceso, en arco de medio punto.
Santa Agueda
Un pórtico de madera cobija el acceso, en arco de medio punto.
Al interior, la ermita se cubre con bóveda de lunetos, ordenada en cuatro tramos.
Santa Agueda
Al interior, la ermita se cubre con bóveda de lunetos, ordenada en cuatro tramos.
La cabecera se cubre con bóveda de crucería.
Santa Agueda
La cabecera se cubre con bóveda de crucería.
Tres vidrieras coloreadas elaboradas por la empresa Vidrieras de Arte cierran las ventanas de la ermita.
Santa Agueda
Tres vidrieras coloreadas elaboradas por la empresa Vidrieras de Arte cierran las ventanas de la ermita.
A los pies del templo, un moderno coro de madera.Agueda.
Santa Agueda
A los pies del templo, un moderno coro de madera.Agueda.
Un mural del siglo XX representa los coros en honor a Santa Agueda.
Santa Agueda
Un mural del siglo XX representa los coros en honor a Santa Agueda.
AJUAR

Preside el altar mayor un retablo barroco de hacia 1770, con una buena imagen de Santa Agueda en el camarín, entre columnas doradas, con motivos vegetales y espejos. La figura es de vestir; es decir, sólo están talladas la cara y las manos, mientras que el cuerpo es un simple armazón de madera que se oculta con las vestimentas de la santa. El manto de la santa fue regalado por un emigrante baracaldés en México. Acompaña a la imagen una escultura de un ángel que porta una cartela en la que se puede leer AGATE DEUNA (Santa Agueda). Corona el retablo una talla de Cristo crucificado, de fines del siglo XVI.

A ambos lados del presbiterio hay dos relieves de madera del siglo XVII, dedicados uno a Santiago Matamoros y el otro a Santa Ana con la Virgen y el Niño. Son romanistas, de hacia 1600.

En la sacristía se conserva una imagen de alabastro identificada popularmente como Santa Agueda. De hecho es su cabeza –desprendida del cuerpo– la que las mujeres llevan en procesión en la festividad de la santa. Pero en realidad es una escultura inglesa de hacia 1350 que representa a Santa Juliana o Santa Margarita.

También se conserva una repintada imagen tardogótica, de hacia 1515, de Santa Quiteria, protectora contra la rabia. Aparece con una túnica roja y un libro abierto en la mano derecha; a sus pies, en el lado izquierdo, una figura en postura orante con las manos juntas, y un perro, en el lado derecho, en alusión su poder sobre estos animales. Procede de la desaparecida ermita de su nombre del barrio de Zamundi, del vecino municipio de Alonsotegi.

Retablo barroco que preside el altar mayor
Santa Agueda
Retablo barroco que preside el altar mayor
Figura de vestir de Santa Agueda, titular de la ermita
Santa Agueda
Figura de vestir de Santa Agueda, titular de la ermita
Un ángel que sostiene la cartela con el nombre de la titular de la ermita
Santa Agueda
Un ángel que sostiene la cartela con el nombre de la titular de la ermita
Imagen de Cristo crucificado, de fines del siglo XVI, que corona el retablo
Santa Agueda
Imagen de Cristo crucificado, de fines del siglo XVI, que corona el retablo
Imagen de Cristo crucificado, de fines del siglo XVI, que corona el retablo
Santa Agueda
Imagen de Cristo crucificado, de fines del siglo XVI, que corona el retablo
Relieve romanista de Santa Ana con la Virgen y el Niño
Santa Agueda
Relieve romanista de Santa Ana con la Virgen y el Niño
Escultura en alabastro de Santa Juliana o Santa Margarita identificada popularmente como Santa Águeda
Santa Agueda
Escultura en alabastro de Santa Juliana o Santa Margarita identificada popularmente como Santa Águeda
Imagen tardogótica de Santa Quiteria procedente de una ermita desaparecida de Alonsotegi
Santa Agueda
Imagen tardogótica de Santa Quiteria procedente de una ermita desaparecida de Alonsotegi