San Lorenzo (Bermejillo (Gueñes))

Siglos de arquitectura en un mismo edificio.

Cronología: s. XVII
Estilo: Renacimiento – Barroco (popular)
Municipio: Güeñes
Barrio: Bermejillo
Coordenadas: 43.22925,-3.109636

Todas las ermitas
ADVOCACIÓN

Lorenzo fue uno de los siete diáconos de Roma, encargado de administrar los bienes de la Iglesia y del cuidado de los pobres durante el pontificado del papa Sixto, en el siglo III. En esta época, el cristianismo era todavía perseguido por los emperadores romano, y a los cristianos se les obligaba a entregar sus riquezas al prefecto. Como Lorenzo era el administrador de la Iglesia, se le ordenó que entregara sus tesoros al emperador. El santo pidió tres días para poder reunirlas; en ese tiempo, recogió todos los bienes eclesiásticos y los repartió entre los pobres. Pasados los tres días, invitó a todos los pobres y enfermos a quienes solía ayudar y se presentó con ellos a las autoridades, diciendo “he aquí los verdaderos tesoros de la Iglesia, os aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador”. Acusado de burlarse de Roma, el prefecto lo condenó a morir quemado vivo en una parrilla. La tradición dice que, en medio del martirio, exclamó: Assasti unam partem, gira et aliam, et manduca (“ya has asado un lado, da la vuelta, y come”). Así murió el 10 de agosto del año 258.

Se le suele representar como un hombre joven, todavía sin barba, vestido de diácono (con una capa dalmática, corta, abierta por los dos lados, y mangas hasta el codo). Normalmente, lleva en una mano una parrilla, en alusión a la manera en que fue martirizado, y en la otra una hoja de palma, símbolo de victoria desde la Antigüedad, atributo de los santos mártires que representa su victoria sobre la muerte.

TRADICIONES Y RITOS

La fiesta de la ermita se celebra el día de San Lorenzo, 10 de agosto, con una misa y romería. Antiguamente a ella se llegaba en rogativa, rezando letanías. Y en el mes de mayo desde la ermita se impartía la bendición a los campos para augurar buenas cosechas.

Popularmente a San Lorenzo se le pide intervención para la curación de enfermedades de la piel, diviesos, granos y quemaduras.

EDIFICIO

La actual ermita de San Lorenzo, en el barrio de Bermejillo, parece corresponder a una reconstrucción de principios del siglo XVI, a la que se añadió la torre en 1607, pero la ventana que ilumina el ábside nos lleva al siglo XI. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas realizadas entre 1991 y 1993 en el exterior de esta ermita mostraron la existencia de restos de muros de una construcción anterior, así como enterramientos de los siglos XII-XIII. Por otro lado, el templo se documenta como parroquia en 1383 y 1489. Es decir, que se han sucedido aquí varios edificios.

Restaurada a finales del siglo XX, se enclava en las estribaciones del monte El Garmo. Es de planta rectangular, con muros de mampostería y cubierta a tres aguas con torre-campanario cuadrada a los pies. Bajo el pórtico lateral, en el lado sur, hay una tejavana que apoya en pilares y da paso, a través de un arco de medio punto, al interior del templo. Este pórtico, de reciente reconstrucción, sustituye a otro, realizado por el carpintero Simón Rebollar en 1647. En la cabecera de la ermita hay una ventana de piedra, que ha sido datada a mediados del siglo XI. Se trata de un bloque de arenisca, muy erosionado, con un vano central dividido por una columnilla y dos óculos (ventanas circulares) sobre los huecos. El interior, totalmente reconstruido, cuenta con un pequeño coro a los pies, una aguabenditera de piedra junto al acceso y una mesa de altar en la cabecera.

Situada en las estribaciones del monte El Garmo, la ermita tiene un campanario cuadrado a los pies.
San Lorenzo
Situada en las estribaciones del monte El Garmo, la ermita tiene un campanario cuadrado a los pies.
Un arco de medio punto da paso al interior del templo
San Lorenzo
Un arco de medio punto da paso al interior del templo
En la cabecera de la ermita hay una ventana de piedra, datada a mediados del siglo XI.
San Lorenzo
En la cabecera de la ermita hay una ventana de piedra, datada a mediados del siglo XI.
El interior de la ermita está totalmente reconstruido.
San Lorenzo
El interior de la ermita está totalmente reconstruido.
Al interior, una aguabenditera junto a la puerta de acceso.
San Lorenzo
Al interior, una aguabenditera junto a la puerta de acceso.
AJUAR

El día de la festividad de San Lorenzo, 10 de agosto, se lleva a la ermita la imagen del titular, que en la actualidad se custodia en la iglesia de Santa María de Güeñes. San Lorenzo aparece vestido con la capa dalmática, y porta la hoja de palma en la mano, pero ha perdido su habitual parrilla. Es una pieza muy popular, quizás del XVIII, aunque en parte inspirada en modelos góticos.

El resto del ajuar de la ermita (un capitel del siglo XVII, un Cristo de bronce del siglo XIV y dos imágenes del siglo XV) se encuentra depositado en el Euskal Museoa – Museo Vasco, en Bilbao.

Imagen de San Lorenzo que se custodia en la parroquia y se traslada a la ermita el día de la romería
San Lorenzo
Imagen de San Lorenzo que se custodia en la parroquia y se traslada a la ermita el día de la romería
Capitel del siglo XVII que se conserva en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.
San Lorenzo
Capitel del siglo XVII que se conserva en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.
Cristo de bronce del siglo XIV que se conserva en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.
San Lorenzo
Cristo de bronce del siglo XIV que se conserva en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.
Imágenes góticas de dos santos que se conservan en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.
San Lorenzo
Imágenes góticas de dos santos que se conservan en el Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco. Autor-a de la imagen – Euskal Museoa. Bilbao. Museo Vasco.