San Bartolomé Apóstol (Launtza (Larrabetzu))

Un enigmático Cristo crucificado, tallado en el exterior, guarda esta ermita.

Cronología: s. XVI
Estilo: Gótico – Renacimiento
Municipio: Larrabetzu
Barrio: Launtza
Coordenadas: 43.270003,-2.80167

Todas las ermitas
ADVOCACIÓN

Bartolomé fue uno de los doce apóstoles que acompañaron a Jesús de Nazaret. Según la Biblia, fue uno de los discípulos a los que Jesús se apareció en el lago Tiberiades después de la Resurrección; también fue testigo de la Ascensión de Cristo. La tradición dice que marchó a Arabia y Mesopotamia a predicar el Evangelio, y que es el responsable de la evangelización de Armenia. Precisamente en Armenia fue martirizado: cuando los sacerdotes de los templos paganos protestaron ante el rey por las predicaciones de Bartolomé, el monarca lo llamó y quiso obligarle a renunciar al cristianismo. Ante la negativa del santo, ordenó que se le arrancara la piel hasta que muriese.

Se le suele representar en el momento de ser desollado, atado a un árbol o a un potro de tortura. En otras ocasiones, aparece con un gran cuchillo en la mano –aquél con el que fue martirizado–, y mostrando su piel cogida en el brazo. Como santo mártir, puede llevar una hoja de palma, símbolo de su victoria sobre la muerte. También se le representa sujetando a un demonio con una cadena o pisándolo, en recuerdo a uno de sus milagros: la tradición cuenta que Bartolomé pidió a Cristo que le mostrara al demonio Belial; Jesús se lo mostró y le ordenó “písale la cerviz y pregúntale”.

Es el patrón de los que trabajan el cuero y la piel. Se le considera sanador de enfermedades nerviosas.

TRADICIONES Y RITOS

El día de San Bartolomé, 24 de agosto, se dice misa y se celebra una romería. Antiguamente, el día del santo patrón se acudía a la ermita en procesión desde la parroquia de Larrabetzu.

Es costumbre que las madres acudan con sus hijos a la ermita y ofrezcan al santo velas para que los pequeños duerman bien y no tengan malos sueños.

EDIFICIO

La ermita de San Bartolomé se sitúa a un kilómetro del núcleo de Larrabetzu, en un pequeño promontorio rodeado de caserío disperso. Aunque la primera noticia que tenemos de esta ermita es del siglo XVII, sus vanos nos indican que fue construida en los primeros años del XVI, tal vez sobre otra anterior. Con el paso de los siglos la ermita ha experimentado varias transformaciones hasta tener el aspecto actual.

Está construida en sillería muy bien trabajada, si bien las diferencias entre los bloques hacen pensar que la obra se realizó en varias fases. Tiene una puerta de acceso en arco de medio punto, y ya en el interior los pies derechos que sustentan la estructura de la cubierta a dos aguas ordenan cuatro tramos. Un elemento representativo de esta ermita son sus ventanas: en el muro sur hay una ventana geminada de vanos apuntados; en la cabecera, destacan una ventana geminada con luces trilobuladas y rematada por una cruz y un pequeño vano rectangular, ligeramente moldurado.
En uno de los sillares del muro sur se aprecia la imagen tallada de un Cristo crucificado. Se dice que esta talla estaba colocada hacia interior de la ermita y que, en alguna reconstrucción, se giró hacia el exterior.

Los vanos de la ermita indican que fue construida a principios del siglo XVI.
San Bartolomé Apóstol
Los vanos de la ermita indican que fue construida a principios del siglo XVI.
Puerta de acceso en arco de medio punto.
San Bartolomé Apóstol
Puerta de acceso en arco de medio punto.
En el muro sur hay una ventana geminada de vanos apuntados
San Bartolomé Apóstol
En el muro sur hay una ventana geminada de vanos apuntados
Las dos ventanas de la cabecera son elementos representativos de la ermita.
San Bartolomé Apóstol
Las dos ventanas de la cabecera son elementos representativos de la ermita.
Se dice que esta imagen de Cristo crucificado estuvo colocada hacia el interior de la ermita.
San Bartolomé Apóstol
Se dice que esta imagen de Cristo crucificado estuvo colocada hacia el interior de la ermita.
AJUAR

En la actualidad la ermita carece de imágenes, pero contó con las tallas de Bartolome Zaharra (“Bartolomé el viejo”), Santa Catalina, San Sebastián y un nuevo San Bartolomé, todas ellas talladas en madera y policromadas, aunque algunas muy repintadas modernamente. Las tres últimas se guardan en la iglesia de Goikolexea, mientras que la imagen San Bartolome Zaharra se expone en el Museo Diocesano de Arte Sacro.
El San Sebastián es una pieza tardogótica, de hacia 1525. Aparece con los brazos a la espalda, atado a un poste. Vestido sólo con un paño a la altura de las caderas. En el costado un agujero sangrante nos recuerda donde estuvo la flecha símbolo de su martirio, ya que fue condenado a morir asaeteado.
Manieristas, de fines del XVI, son el Bartolome Zaharra y la Santa Catalina. Aquel es un hombre de mediana edad, con barba, de rotundos rasgos miguelangelescos, que pisa al diablo. Santa Catalina está vestida con ropajes de noble y tocada con corona. En su mano izquierda lleva un libro abierto, en relación a su sabiduría, y en la mano derecha portó una palma o quizás una espada, el instrtumento de su martirio –fue decapitada–. A sus pies aparece la cabeza de un hombre barbado que lleva una corona: es el emperador romano Maximiano, que ordenó su muerte por negarse a hacer sacrificios a los dioses paganos –o por negarse a casarse con él, según otras versiones–.
La talla de San Bartolomé que se conserva en Goikolexea es la que se trae a la ermita el 24 de agosto día de su fiesta. Barroca, de mediados del XVIII, es una bella imagen, muy agitada, aunque horriblemente repintada. Porta un libro en la mano derecha, y en la izquierda pudo llevar el cuchillo con el que fue desollado.

Imagen tardogótica de San Sebastián, que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea
San Bartolomé Apóstol
Imagen tardogótica de San Sebastián, que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea
Imagen manierista de San Bartolomé, denominada “Bartolomé Zaharra”, que se conserva en el Museo Diocesano de Arte Sacro
San Bartolomé Apóstol
Imagen manierista de San Bartolomé, denominada “Bartolomé Zaharra”, que se conserva en el Museo Diocesano de Arte Sacro
Imagen manierista de Santa Catalina, que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea
San Bartolomé Apóstol
Imagen manierista de Santa Catalina, que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea
Imagen barroca de San Bartolomé que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea. Es la que se traslada anualmente a la ermita el día de la romería
San Bartolomé Apóstol
Imagen barroca de San Bartolomé que se encuentra actualmente en la sacristía de la iglesia de Goikolexea. Es la que se traslada anualmente a la ermita el día de la romería