Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón (Pobeña (Muskiz))

Una ermita de tradición marinera presente en el pasado minero de Muskiz.

Cronología: s. XVIII
Estilo: Barroco (popular)
Municipio: Muskiz
Barrio: Pobeña
Coordenadas: 43.346497,-3.121751

Todas las ermitas
ADVOCACIÓN

Nuestra Señora del Socorro es una de las muchas maneras en que se representa a la Virgen María en la tradición cristiana. En este caso, se la representa como madre, con el Niño en brazos, consolándole ante la inminencia de la Pasión, representada por los crucifijos que ambos portan.

Como su nombre indica, es invocada para solicitar ayuda en caso de peligro, lo que hizo de ella una de las favoritas de los marinos, siempre expuestos en la mar. Precisamente esta ermita de Pobeña responde a una de esas situaciones.

Por su parte, San Pantaleón fue un mártir cristiano. Nació en Nicomedia, actual Turquía, donde fue médico. Su fama de sanador, reforzada por numerosas curaciones milagrosas, le proporcionó una gran clientela, lo que le valió la enemistad de sus colegas, quienes le denunciaron por su condición de cristiano. Condenado a muerte, sobrevivió a diversos suplicios hasta que finalmente fue decapitado en los primeros años del siglo IV.
La tradición dice que fue ejecutado bajo una higuera seca y que su sangre la hizo florecer, de ahí que se suela representar al santo acompañado de este árbol. A veces, recordando su profesión de médico, porta un bisturí. Es invocado para combatir los dolores de cabeza y la tuberculosis.

TRADICIONES Y RITOS

Aunque las fechas de celebración asociadas a la advocación de esta ermita son el 8 de noviembre (Nuestra Señora del Socorro) y el 27 de junio (Perpetuo Socorro), se celebra fiesta en la ermita el 8 de septiembre, festividad del nacimiento de la Virgen. Nueve días antes se reza en la ermita una novena a la Virgen, y el día de la fiesta, se celebran misas de forma continuada desde las 6 hasta las 11 de la mañana, aunque hace años estas celebraciones se prolongaban hasta la noche. Tras la última misa tiene lugar una procesión con la imagen de la Virgen, que es llevada a la parroquia de San Nicolás de Bari de Pobeña, donde se celebra misa mayor. La imagen permanece allí hasta el primer domingo de octubre, día en que es devuelta a la ermita en solemne procesión, siguiendo un camino diferente al de ida y vestida con otro manto.

Los arrantzales (pescadores) se juntaban allí para comprobar el estado de la mar y preparar o no su salida. De este modo aprovechaban para, antes de embarcar, pedir protección a la Virgen en la ermita. Ellos también acompañaban a la Virgen con los remos en alto en su procesión desde la ermita a la parroquia. Una vez allí, juntaban los remos formando un pasillo que cubría a la Virgen en su entrada al templo.

La Virgen tiene su himno:
Virgen del Socorro, / de Pobeña honor, / tus hijos un himno / te cantan de amor. / Ave, Ave, Ave María. / Las más bravas olas / tu roca al tocar / sus encajes tienden / al pie de tu altar. / Ave, Ave, Ave María. / Pobeña te aclama / Socorro sin par, / Reina de los cielos, / la tierra y el mar. / Ave, Ave, Ave María.

EDIFICIO

La ermita se ubica en el montículo denominado Socorro, en la playa de La Arena, encima de la cueva de San Pantaleón. De ahí sus dos advocaciones.
En Pobeña ha existido devoción a la Virgen María desde el siglo XII: en 1102 la señora de estas tierras, Elo Velázquez, donó al monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja) la iglesia de Santa María de Pubeia con su palacio, derechos, pertenecias et mare cum suo porto. No sabemos si la actual ermita sucede en el mismo lugar a aquella iglesia. El templo actual fue construido hacia el año 1768 por una promesa que hizo el capitán Pedro de Llano, vecino de Muskiz, tras salir con vida de una tempestad en su viaje de La Habana a La Coruña a bordo del paquebote El Colón. Después sería reformado en 1859 –cuando se añadió la espadaña–, y nuevamente en los años 80 del siglo XX.

A la ermita se accede desde las marismas de Pobeña por una escalera de piedra, cerrada por una reja que se abre solamente para las misas y festividades y que discurre entre frondosas encinas, que ocultan su vista desde la playa La Arena. Este paraje fue un importante enclave minero en los siglos XIX y XX; de hecho, la ermita aparece en numerosas imágenes de la línea de baldes o cable aéreo que llevaba el mineral de la compañía Orconera hasta los lavaderos de Campomar.

La planta de la ermita es rectangular, de una sola nave. Se apareja en mampuesto, y se cubre a dos vertientes. Sobre la puerta de acceso hay una inscripción: ERMITA VIRGEN DEL SOCORRO / POBEÑA. Al interior, tiene un coro alto de madera a los pies.

Varios motivos ornamentales recuerdan la historia de la tempestad a la que sobrevivió el capitán Pedro de Llano.
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Varios motivos ornamentales recuerdan la historia de la tempestad a la que sobrevivió el capitán Pedro de Llano.
Una escalera que discurre entre encinas permite acceder a la ermita.
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Una escalera que discurre entre encinas permite acceder a la ermita.
La ermita aparece en numerosas imágenes del cable aéreo de la compañía Orconera
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
La ermita aparece en numerosas imágenes del cable aéreo de la compañía Orconera
Coro de madera, a los pies de la ermita.
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Coro de madera, a los pies de la ermita.
AJUAR

El altar barroco de la ermita está presidido por la Virgen del Socorro. Se trata de una imagen de vestir, del siglo XVIII, que tiene tallados en madera el rostro y las manos de la Virgen y el Niño, mientras que el cuerpo es un simple armazón que se cubre con las vestimentas. En la parte superior del retablo hay otra figura, un hombre sentado con las manos entrelazadas, que parece imitar el estilo gótico.

En el coro de la iglesia hay también un relieve de madera que representa la intercesión milagrosa de la Virgen del Socorro para salvar del naufragio una embarcación.

Por tratarse de una ermita de gran vocación marinera, en su interior se guardan varios exvotos, ofrendas que los marinos dejan a la Virgen del Socorro para agradecer su intercesión: remos, maquetas de barco… Entre estos exvotos destaca un cuadro encargado por el promotor de la construcción de la ermita, el capitán Pedro de Llano, para agradecer que el paquebote El Colón, que él tripulaba, se salvara milagrosamente de naufragar cerca de La Habana (Cuba) en 1768. La pintura representa una historia que nos detalla la inscripción:

Dia 15 de Oct[ub]re de 1768, entre 4 y 5 de la tarde, hallandose, el paqvebot / correo de sv Mag[esta]d El Colon, del mando de d[o]n Pedro de Llano, / treinta millas al norte del puerto de La Havana, de el / que con destino a La Coruña habia salido el dia antecedente, / y estando a la vretona con svs maiores y mezana arriadas / y jvanetes abajo, le sovrebino un tan biolentisimo Vrecan / que haciendo obedezer el barco hasta qve mvcha parte / de la escotilla se pvso debajo de la mar, se qvedo totalmente dor/mido, y contemplando toda sv tripvlazion zozobrase en a/qvel ynstante, ymploraron de beras a la milagrosa Madre de / Dios del Socorro, por cvia yntercesion lograron del altisimo / tregvas para picar el palo maior con lo que ynmediatamente / salieron de tan conflito, y al 4 dia pvdo entrar en La / Habana en bandolas sin qve nadie vbiese padecido / la menor lesion.
A debozion de d[o]n Pedro de Llano.

Este es el exvoto más antiguo conservado en Bizkaia.

En 1981 se colocó el pequeño altar y una imagen de San Pantaleón en la cueva, que hoy se ha retirado y se guarda en la ermita.

Retablo barroco que preside la ermita
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Retablo barroco que preside la ermita
Nuestra Señora del Socorro.
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Nuestra Señora del Socorro.
Relieve de madera de la Virgen del Socorro impidiendo milagrosamente un naufragio
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Relieve de madera de la Virgen del Socorro impidiendo milagrosamente un naufragio
Exvotos ofrendados por marinos a la Virgen del Socorro
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Exvotos ofrendados por marinos a la Virgen del Socorro
Exvoto más antiguo de Bizkaia (1768)
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Exvoto más antiguo de Bizkaia (1768)
Imagen de San Pantaleón que en origen se custodiaba en la gruta
Nuestra Señora del Socorro y San Pantaleón
Imagen de San Pantaleón que en origen se custodiaba en la gruta